Viajes alternativos para personas con inquietudes

Mapa de Navarra

O como hacer posible que el viajero, además de que disfrute de su tiempo libre, ejerza como creador de opinión y generador de conocimiento.

 

Toda idea novedosa corre el riesgo de resultar incomprendida. Y puede pasar porque aunque los conceptos en que se fundamenta sean entendibles por separado, generen extrañeza cuando se combinan entre sí para dar lugar a algo nuevo, diferente a lo habitual.

Ante la posibilidad de que algo así pueda ocurrir con nuestros viajes, voy a explicar las partes que los componen y el todo que pretendemos ofrecer con ellos. Aunque antes conviene aclarar el perfil de las personas para las que se ha diseñado, pues es obvio que no son para todo tipo de públicos.

Podría resumir diciendo que están pensados para personas que tienen un “espíritu ilustrado”. Personas curiosas, inquietas, que se hacen preguntas, no les supone un problema reconocer que hay muchas cosas que desconocen y les encanta compartir con los demás lo que sí saben. Disfrutan cuando tienen la ocasión de relacionarse con otras personas por la oportunidad de compartir experiencias vitales, descubrir formas diferentes de ver la vida y conocer realidades nuevas. No se trata, por tanto, de una cuestión de títulos académicos, sino de una actitud ante la vida.

Una vez hecha la presentación del público es hora de comentar las partes que componen los viajes.

En primer lugar, el disfrute de unos días de ocio. Y para ello Navarra es un destino perfecto. Naturaleza bien conservada, paisajes espectaculares y diversos, múltiples rutas para practicar senderismo y otros deportes (paseos a caballo o en bicicleta, piragüismo, golf…), sin masificaciones. ¿Y qué decir del arte y la historia? En unos pocos kilómetros se puede visitar castillos, ermitas románicas, yacimientos arqueológicos, pueblos que conservan la arquitectura popular y su esencia rural, festejos tradicionales, museos… A todo ello, además, hay que sumarle la gastronomía, comida sabrosa y saludable que se basa en productos locales de gran calidad. Al igual que los vinos. En definitiva, alternativas para todos los gustos.

El segundo elemento de nuestros viajes es la opción de compartir un tiempo con otras personas. Porque a veces no tenemos con quien ir de vacaciones y no nos apetece viajar solos. O al contrario, nos gusta viajar en solitario porque es la mejor forma de abrirnos al mundo y a los demás. O, simplemente, porque aunque viajemos acompañados por nuestra pareja o amigos nos apetece conocer a otras personas. Sabemos que son un elemento más del viaje que lo convertirán en algo más divertido, con más anécdotas, una experiencia totalmente diferente de la que, además, podemos regresar a casa con nuevas amistades.

Para que así ocurra es de vital importancia facilitar una buena relación entre los viajeros, por eso nuestros viajes son para grupos reducidos, con alojamientos adecuados al tamaño del grupo, de forma que se cree una atmósfera de intimidad y confianza. Para romper el hielo y que las relaciones surjan de manera natural se incluyen algunas actividades para realizar en grupo. Pero no todo el viaje está organizado. Hay tiempo libre para que cada persona lo dedique a sus intereses y lo comparta con quien le apetezca en cada momento.

El último elemento del viaje, el más novedoso, es el hecho de ponernos una meta como grupo, marcarnos un reto de índole social o medioambiental que afrontaremos por medio de la inteligencia colaborativa. Es el modo en que daremos rienda suelta a nuestro espíritu de VIAJEROS ILUSTRADOS y podremos ejercer nuestra capacidad de análisis, crítica, creatividad, etc. Todos juntos, por un mismo fin, pensando más y mejor. Es por ello que hablamos de inteligencia colaborativa.

Quizás pueda parecer que este tipo de acción es algo más propio del trabajo o del estudio de una carrera, que no resulta divertido para el tiempo de ocio. Sin embargo, ¿quién, tras una comida con amigos, no ha tenido una sobremesa en la que ha conversado de los temas más variopintos, se ha asombrado de todo lo que sabe ese amigo que está al cabo de las últimas noticias, ha hecho un repaso a la actualidad, ha criticado aquello que ve mal, incluso ha propuesto soluciones? Y cuando llega la hora de levantarse de la mesa para irse cada uno por su lado dice eso de “ya hemos arreglado el mundo”. No creo que la experiencia se pueda calificar como aburrida. Solemos tener tendencia a repetirla.

En poco difiere participar en los retos propuestos en nuestros viajes a lo que de forma natural surge cuando estamos relajados y con personas de confianza. Lo único que cambia es que el tema de debate y reflexión está concertado de antemano, el proceso se sistematiza y se aplica un cierto orden para que todo el mundo pueda participar, incluso los más callados, y para que las  ideas que surjan y las conclusiones que se alcancen se recojan y se puedan difundir más allá de los participantes puntuales del debate. Es la forma de hacer que los viajeros sean creadores de opinión y generadores de conocimiento.

Vistas las partes es hora de hablar del todo.

Vivimos en un mundo complejo y acelerado. Las urgencias diarias suelen marcar nuestra agenda, convirtiendo en un gran desafío hallar el tiempo necesario para dedicarlo a lo que es verdaderamente importante para nosotros. Así, puede suceder que un trabajo exigente haya reducido nuestra vida social al mínimo. De igual manera, podemos pensar que con la vida ajetreada que llevamos la única forma que tenemos a nuestro alcance para contribuir a hacer de este mundo un lugar mejor es donar dinero a una ONG o hacer clic en alguna campaña de denuncia que circule por las redes sociales. Nuestro tiempo libre es escaso y necesitamos tanto desconectar, alejarnos de nuestra rutina diaria, bajar de revoluciones. No llegamos a todo.

Por eso hemos diseñado estos viajes. Para que no tengas que elegir y saques el mayor partido a tu tiempo libre. Puedes descansar, hacer un poco de turismo, disfrutar de una buena comida, leer, pasear, lo que te apetezca. Pero además es el lugar ideal para encontrarte con otras personas que comparten inquietudes y buscan disfrutar de un tiempo en buena compañía. Y ya, estando en confianza, ¿quién dice que si de verdad nos lo proponemos no somos capaces de encontrar la manera de causar impactos positivos en la sociedad?

 

Comentarios

Deja un comentario