Una tarde singular en Artajona

El Cerco de Artajona

Lo interesante de cualquier lugar es que no admiremos únicamente su pasado, nos debe atraer su presente para que de este modo tenga futuro.

Así, una calurosa tarde de septiembre, justo cuando se celebraban las fiestas en honor de la Virgen de Jerusalén, descubrí nuevos proyectos que se gestaban en Artajona para explotar su pasado histórico y para desarrollar su presente, el del siglo XXI que nos toca vivir. Fue de la mano de Marisa Iturbide y de su marido, Javier Salvat, en su casa familiar www.casairiarte.com. Casa antigua, acogedora, con el encanto y la paz que transmiten los lugares que están hechos para vivir y durar, alejados de modas y prisas. Pero antes de contar estos proyectos conviene, para el que no haya visitado nunca esta localidad navarra, presentar los monumentos que la hacen tan especial.

 

Artajona es conocida por su recinto amurallado, conocido como “El Cerco”, una construcción defensiva medieval del siglo XI. Llegó a tener catorce torreones almenados, de los cuales sólo se conservan nueve. Es particularmente interesante el tipo de edificación de los torreones, conocida como “bestorre”. Formando parte de la muralla urbana, las torres son huecas en su interior y sin muro en la parte trasera, la que da a la villa. Existe una explicación militar para ello, si el enemigo alcanza el adarve (en lenguaje más llano, el camino que en una muralla está tras las almenas) no se puede hacer fuerte en él porque está a la vista de los defensores de la ciudad.

La atmósfera tan medieval que se respira en la villa hizo que fuera elegida para rodar algunas escenas de la película “Robin y Marian”, protagonizada por Sean Connery y Audrey Hepburn. Película singular, pues Robin Hood y Marian aparecen envejecidos y con las cicatrices que deja la vida, una imagen muy alejada de los personajes míticos que tenemos en la retina. Nada mejor que verlo.

 

Próximo al cerco se encuentra la iglesia-fortaleza de San Saturnino (S. XIII). Fue un punto de vigía y de defensa de la villa ya que el constructor supo dotar a la iglesia de elementos militares. Construyó los muros laterales más altos que la bóveda para poder crear de este modo un paseo de ronda. La torre campanario fue diseñada como cárcel y puesto de guardia. Además, la iglesia contaba con un aljibe bajo el sotacoro que captaba el agua de lluvia que se recogía en parte de la cubierta de la nave. El agua descendía hasta el aljibe por una media columna hueca adosada al muro donde se ubicaba el acceso al coro. De esta forma, si los habitantes de Artajona ante un ataque se refugiaban dentro de la iglesia, tenían suministro de agua para poder aguantar el asedio. Para quien tenga interés hay un completísimo documento donde se describe la intervención arqueológica realizada en el interior de la iglesia de San Saturnino de Artajona.

Artísticamente destaca su monumental portada gótica y un hermoso tímpano. “En la parte central de la composición aparece la figura de San Saturnino portando un báculo y apoyando sus pies en un toro, símbolo de su martirio. A la izquierda se sitúa una figura femenina arrodillada, posiblemente Austris, hija de Antoninus gobernador de Toulouse, bautizada por el santo. A ambos lados de estos personajes se encuentran dos figuras regias, que han sido interpretados como los reyes Felipe el Hermoso y Juana de Navarra o como personajes ficticios de la leyenda que da pie al tema principal. El dintel se adorna con relieves alusivos al martirio del santo, según la Leyenda Dorada de Jacobo de la Vorágine.” (Martínez de Aguirre, 2009: 133 y ss.)

Tímpano iglesia San Saturnino Artajona
Tímpano de la iglesia San Saturnino Artajona

San Saturnino, o San Cernin como se le denomina en occitano, es patrón de Pamplona y de Artajona. Su festividad se celebra el 29 de noviembre. Saturnino era obispo de Toulouse y predicó en Pamplona, ciudad que allá por el siglo III daba culto a los dioses romanos. Ante su elocuencia, hubo muchos bautizos, entre ellos el de Fermín, San Fermín, que con el tiempo fue obispo de Pamplona y origen, sin que los oráculos lo predijeran, de celebración multitudinaria. Saturnino también predicó en Galicia y Toledo. Cuando regresó a Toulouse los dioses paganos habían perdido terreno ante los cristianos y los sacerdotes idólatras, ante el silencio de los ídolos y la ausencia de oráculos, llegaron a la conclusión de que se debía a la expansión del cristianismo, encabezada por Saturnino, que cada día pasaba ante sus ojos cuando se hallaban en el capitolio, lugar de los sacrificios a los dioses. Así que determinaron que era imprescindible que sacrificara un toro ante los dioses paganos, humillándose ante su poder, para que estos volvieran a hablar. Como se negó, con una cuerda ataron sus pies al toro y lo azuzaron para que comenzara una loca carrera descendiendo por las escaleras del capitolio. Es fácil imaginarse la violencia de su muerte. Un relato más amplio de la vida y martirio de Saturnino está disponible en la web de la iglesia de San Saturnino de Pamplona.

Artajona tiene dos iglesias más. La parroquia de San Pedro, en la zona baja del pueblo, fuera de las murallas. Su construcción es gótica aunque su interior fue reformado en estilo neoclásico. Y la basílica Nuestra Señora de Jerusalén. Edificio barroco que se halla en las afueras de la villa. En su interior está la talla románica de la Virgen de Jerusalén, patrona de las fiestas de Artajona (7 al 15 de septiembre).

Además de estos monumentos, son muy conocidos dos dólmenes, los llamados “Portillo de Enériz” y Mina de Farangotea, los más meridionales de Navarra. Están a unos 4 kilómetros de Artajona, en una pequeña cumbre en la que existió un poblado de la Edad del Bronce.

Pero ya he hablado mucho del pasado histórico, y eso que no he mencionado el “Reino de Artajona”, un periodo de 5 años en el que Artajona dependió de la soberanía de Castilla tras la muerte del rey navarro García Ramírez el Restaurador, por ser parte de la dote de su esposa, doña Urraca de Castilla. Toca presentar los proyectos en los que trajinan Marisa y Javier.

Tras una larga trayectoria profesional en Barcelona ayudando a las marcas a realizar sus proyectos estratégicos de comunicación, cuando otras personas estarían pensando en disfrutar de una jubilación merecida, Marisa y Javier se han embarcado en un proyecto muy personal: dar vida a la casa familiar de Artajona (casa Iriarte) para convertirla en un espacio de encuentro, reflexión y aprendizaje entre las personas. Un lugar donde las personas puedan acudir en sus días de ocio para poner en orden sus ideas sobre su vida personal o profesional, donde puedan charlar con otras personas y, mutuamente, ampliar y enriquecer sus puntos de vista, un espacio en el que Marisa y Javier ejercerán su amplia experiencia en formación para ayudarles a alcanzar las metas que se hayan propuesto. Para describir todos estos objetivos ellos, expertos en marketingy comunicación, utilizan otras palabras: Coliving, Colearning, Coleading. Vivimos nuevos tiempos y muchas personas necesitan un lugar de recogimiento amable para desarrollar su potencial. Una forma diferente de viajar, más pensada en dar protagonismo a las personas, en el contacto humano, en la línea que propone Viajero Ilustrado, que en el turismo convencional.

Pero este no es el único proyecto en el que trabajan Marisa y Javier. A sus oídos llegó la existencia del Camino de la Vera Cruz, una peregrinación que recorre España desde Roncesvalles hasta Caravaca de la Cruz (Murcia) y que pasa por Artajona. En la Edad Media los peregrinos se dirigían a Caravaca para adorar la santa reliquia, Lignum Crucis, un trozo de la cruz en la que murió crucificado Jesucristo. El camino ya está señalizado para recorrerlo, existiendo un pasaporte de peregrino que se puede comprar en internet a la empresa que ha señalizado el camino, Natursport.

Pasaporte del peregrino del Camino a la Vera Cruz
Pasaporte del peregrino del Camino a la Vera Cruz

Para los navarros no es una ruta muy conocida. Seguro que otro tanto pasará con los miles de peregrinos extranjeros que vienen a España. Por eso se hace necesario trabajar para difundir un camino de casi 900 kilómetros, que transcurre por Navarra, Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla la Mancha y Murcia, que ayudaría a dar más vida a muchas poblaciones de la España interior.

En Navarra, el Camino de la Vera Cruz comparte el trazado con el Camino de Santiago entre Roncesvalles y Puente la Reina. A partir de Puente la Reina comienza su propio itinerario, pasando por Mendigorría, Artajona, Marcilla, Villafranca, Castejón, Tudela, Cascante y Tulebras. Otras poblaciones interesantes por las que pasa el camino, algunas bien conocidas, otras no tanto, son: Tarazona, Calatayud, Daroca, Calamocha, Teruel, Libros, Ademuz, Venta del Moro, Alcalá de Júcar y  Jumilla. La descripción de todas las poblaciones y el itinerario que se sigue paso a paso se detalla en el siguiente documentoEl Camino de la Vera Cruz. La Península Ibérica de Roncesvalles a Caravaca de la Cruz

Proyectos interesantes y de largo recorrido ambos dos, casa Iriarte y Camino de la Vera Cruz, de los cuales, estoy convencida, tendré ocasión de escribir con más novedades.

Comentarios

Uxue
16 septiembre, 2016
Maravilloso reportaje de un lugar que en ciertos momentos de tormenta interior se brinda a hacer un alto en el camino. Como puedo conectar con casa Iriarte???? Gracias
Idoia Arteta
21 septiembre, 2016
Me alegra que te gustara Uxue. La mejor manera de ponerte en contacto con Casa Iriarte es a través del formulario que tienen en su página web, http://www.casairiarte.com/about-us/contacto/ También puedes hacerlo a través de su muro en facebook @CasaIriarteArtajona. Seguro que te atienden estupendamente.

Deja un comentario