¿Pervive todavía en el imaginario popular que los científicos son personas honradas pero inaccesibles, trabajadoras, con pocas relaciones sociales salvo cuando asisten a congresos científicos para estar con otros semejantes inteligentes, serios y con no mucha vida social? Pues ese no es el caso del Club de Amigos de la Ciencia. Conocí de su existencia