Navarra en primavera tiene mucho que ofrecer. Al igual que ocurre en el resto de las estaciones, pero los primeros días soleados tras el invierno resultan especiales. El colorido de las flores (violetas, prímulas, margaritas, dientes de león, celedonias menores, narcisos silvestres…), el aroma que desprenden los árboles y arbustos en flor (almendros, espinos albar,