San Martín de Unx, el pueblo del rosado y del románico

San Martin de Unx

Si por algo ha sido tradicionalmente conocido San Martín de Unx en Navarra es por su vino, el rosado. Y lo celebran festivamente el primer domingo de junio en el Día del Rosado.  Pero este pueblo a medio camino entre Olite y Ujué, dos poblaciones que turísticamente tienen gran tirón, tiene más que ofrecer.

Volviendo a los vinos, San Martín de Unx cuenta con varias bodegas, algunas de larga tradición, como la Cooperativa Bodegas San Martín, fundada en 1914; otras son proyectos familiares más recientes, tal es el caso de Bodegas Beramendi, dirigida por mujeres. Todas tienen en común el cuidado a la tierra y la innovación en sus vinos. Conservando el uso de variedades locales, como la garnacha y el tempranillo, y ampliando el abanico con otras variedades nuevas, han sabido elaborar caldos de calidad en todas sus variantes: blancos, rosados y tintos.

 

Sobre un terreno montañoso, San Martín de Unx se extiende por una ladera soleada. Con un urbanismo típicamente medieval, ya desaparecido el castillo que protegía el pueblo aunque aún se conservan algunos restos de murallas y torreones, las empinadas calles comunican la iglesia-fortaleza de Santa María del Pópolo, edificio gótico del siglo XIV, con la iglesia románica de San Martín de Tours, del siglo XII, en la parte alta del pueblo.

 

San Martín de Tours es la joya del pueblo. De esta iglesia podrían destacarse muchas cosas: la sencillez de su construcción, la pila bautismal, la talla de la Virgen de la Leche, del siglo XIV, representación poco habitual en las iglesias a día de hoy. Pero, sin duda, lo que más llama la atención es la cripta románica. Construida para igualar el terreno y poder levantar la iglesia, el acceso a través de una escalera de caracol nos sumerge en un mundo de piedra, con columnas decoradas con hojas, cabezas humanas o fieras amenazantes.

 

Comentarios

Deja un comentario