Qué ver y hacer en Pamplona: planes alternativos para un par de días

Café Iruña en Pamplona

Cuando viajas a Londres, París, Berlín o cualquier otra gran ciudad, en especial cuando no tienes mucho tiempo, es normal informarte de lo que tienes que visitar, lo imprescindible. Aunque también puedes ser de esos que buscan lugares auténticos a los que sólo van los autóctonos y apenas llegan los turistas. O quizás seas de los que vas a tu rollo porque tienes un interés concreto: arquitectura, gastronomía, antigüedades, un hobby “diferente”…

Pamplona no es una gran ciudad, es fácil de visitar en uno o dos días. No resulta complicado ver los lugares más turísticos pues casi todos se concentran en el casco viejo de la ciudad. Aún así, siempre hay sitios que los visitantes de Pamplona pasan por alto porque no se mencionan en las guías turísticas. Por eso te voy a hacer un listado variopinto de los lugares de interés de Pamplona para que te puedas programar uno o dos días llenos de actividad. Primero, las visitas imprescindibles y luego los lugares alternativos para gente con otras inquietudes.

Visitas imprescindibles en Pamplona

Plaza del Ayuntamiento, la del chupinazo.

Plaza del Castillo, con terrazas, lugar de ferias y otros eventos. Siempre muy animada.

Monumento al Encierro y recorrido del encierro, para quien quiera llevarse la foto de rigor con los toros, la imagen del San Fermín a la que cantan los mozos, el corral de Santo Domingo o el vallado (justo se mantiene un trozo junto a la oficina de turismo en plaza del Ayuntamiento).

Recorrido del Camino de Santiago, desde el Portal de Francia hasta el parque de la Taconera, recorre los burgos medievales de la ciudad.

Catedral de Santa María, Iglesias de San Saturnino y San Nicolás, el trío de iglesias que retrotraen nuevamente al tiempo de la Pamplona medieval y sus burgos.

La Ciudadela y las murallas, la Pamplona defensiva de los siglos XVI – XVII. Una auténtica fortaleza.

El parque de la Taconera, el parque más antiguo y con más encanto de Pamplona.

Puedes ver en detalle un recorrido más detallado por las diez visitas imprescindibles en Pamplona.

 

Visitas diferentes por Pamplona

Gastronomía

Visitar Pamplona y no disfrutar de la gastronomía navarra es un delito. Hay muchos sitios para elegir, por eso sólo mencionaré unos pocos, no se trata de una lista exhaustiva de bares y restaurantes. Si te interesa aquí tienes un listado más amplio de restaurantes de Pamplona.

Pinchos: los verás expuestos en la barra de los bares. Hay tanta variedad y diferencia en el nivel de elaboración que no se puede recomendar uno, se comen por los ojos y cada uno tiene sus preferencias. Las calles usuales para ir de potes y tomar un pincho en Pamplona son: San Nicolás y San Gregorio, Mercaderes, Estafeta y Travesía Espoz y Mina.

Un capricho caro: acudir a un restaurante de los de toda la vida, de esos famosos por su nivel y el prestigio de su cocinero. Alguno de los más tradicionales (por el tiempo que llevan abiertos, no por el tipo de comida) son: Rodero, Alhambra y Europa.

Un capricho barato: tomarte un café y un bollo o comprarte un dulce en alguna de las cafeterías y confiterías de toda la vida: Manterola, Donezar, pastas Layana, pastas Beatriz y como no, el Café Iruña, fundado en 1888 es uno de los cafés más antiguos de España, frecuentado por Hemingway cuando disfrutaba de los Sanfermines.

Pincho

Arte

En Pamplona hay varios museos y salas de exposiciones de estilos artísticos variados.

El Museo de Navarra, al principio de la calle de Santo Domingo, contiene una interesante colección del patrimonio navarro que va desde la prehistoria, con el excepcional mapa magdaleniense de Abauntz, hasta el siglo XX, incluyendo mosaicos romanos, capiteles románicos de la desaparecida catedral románica de Pamplona, pinturas murales góticas, etc.

La exposición Occidens en la catedral de Pamplona muestra los orígenes y la evolución de la cultura occidental, el mestizaje y la influencia de las civilizaciones que han dado lugar a nuestros principios y valores: derechos humanos, democracia, racionalidad crítica, etc.

El Museo Universidad de Navarra (campus de la Universidad de Navarra) creado por el legado donado por María Josefa Huarte, contiene unas cincuenta obras de arte contemporáneo de autores tan importantes como Pablo Picasso, Vasili Kandinsky, Mark Rothko, Eduardo Chillida, Pablo Palazuelo, Jorge Oteiza y Antoni Tàpies. También se expone el legado de José Ortiz-Echagüe, uno de los principales fotógrafos españoles del siglo XX.

La Fundación Fermín Echauri creada por los hermanos Echauri, combina la pintura de Miguel Echauri, de acentuado realismo, con la decoración de una espectacular casa del siglo XVII realizada por Fermín Echauri. Se puede ver la galería y también ofrecen visitas guiadas.

Las salas de exposiciones de la Ciudadela (Pabellón de Mixtos, Sala de Armas, Polvorín y Horno) acogen con regularidad exposiciones pictóricas, fotográficas, didácticas…

Pintura mural gótica, Museo de Navarra

Arquitectura

Además de las iglesias anteriormente mencionadas, Pamplona cuenta con varios palacios barrocos y edificios más recientes, obras de arquitectos navarros, que han dado forma a la ciudad moderna. Arquitectos que no pueden faltar en la historia de Pamplona son: Florencio de Ansoleaga (iglesia de San Lorenzo; Cámara de Comercio, C/ Navas de Tolosa 7), Julián Arteaga (Parlamento de Navarra, C/ Navas de Tolosa I; escuelas de San Francisco, Plaza de San Francisco), Manuel Martínez de Ubago (monumento a los Fueros, edificio calle José Alonso 4, edificio General Chinchilla 6), Ángel Goicoechea (farmacia Blasco, C/mercaderes; Mancomunidad Comarca de Pamplona, c/ General Chinchilla 7), Víctor Eusa (Casa Goicoechea, c/ Francisco Bergamín 1, Colegio San Miguel de Escolapios, C/Olite 1; Seminario San Miguel, Avda. Baja Navarra 64…) y más recientemente Rafael Moneo (Archivo Real y General de Navarra), Patxi Mangado (edificio Baluarte) y los arquitectos Tabuenca y Leache, que rehabilitaron el edificio del Condestable.

Mancomunidad de la Comarca de Pamplona
Mancomunidad de la Comarca de Pamplona

 

Parques, jardines y zonas de paseo

Pamplona es una ciudad muy verde, donde abundan los parques, jardines y zonas de paseo. Los más próximos al casco viejo son el Parque de la Media Luna, el Parque de Antoniutti, los Jardines de la Taconera y el parque de la Ciudadela.

Alejándonos del centro, en el barrio de San Juan, está el parque de Yamaguchi, de estética japonesa. La razón es que Pamplona está hermanada con Yamaguchi, una de las ciudades japonesas en las que predicó San Francisco Javier, patrón de Navarra. Y en una esquina de este parque, al lado del Planetario de Pamplona, está el Jardín de la Galaxia, una representación de la Vía Láctea con 250 arbustos plantados en alrededor de 1.000 m2. Inaugurado en 2017, es el segundo jardín de estas características en el mundo, tras el que promovió en Hawai Jon Lomberg, divulgador científico e infografista de la serie televisiva ‘Cosmos’. El Planetario de Pamplona cuenta con una amplia oferta divulgativa, exposiciones y películas, muchas de ellas adaptadas a un público infantil o familiar.

Un lugar habitual de paseo de los pamploneses es el Parque Fluvial de Pamplona, un paseo de once kilómetros de longitud que discurre a orillas del río Arga. Para el que no dispone de mucho tiempo un recorrido interesante puede ser el tramo de la Rochapea o el de Aranzadi. Precisamente en este último está Casa Gurbindo, un centro de Interpretación de la agricultura y ganadería que ofrece visitas guiadas, ideal para que los niños conozcan los cultivos de la huerta y los animales de corral.

Ciervos-Taconera

Ruta por librerías

En el casco antiguo de Pamplona abundan los bares, pero también hay varias librerías en las que pasar un buen rato. En realidad en Pamplona hay bastantes librerías de autor, teniendo en cuenta su población, que merecen un artículo propio. Aquí te propongo un recorrido por aquellas que puedes encontrar en la zona más céntrica.

En la calle de Santo Domingo, librería Abarzuza. Junto a recuerdos de Pamplona encontrarás libros en euskera y de temas locales.

En la calle Mayor, Katakrak. Narrativa, comics, ensayo y libros que no encuentran su espacio en librerías comerciales. Además puedes tomarte un café e incluso comer, pues disponen de cantina con productos de comercio justo, ecológicos y de productores locales.

En la calle Campana, librería Acuario. Está especializada en los temas esotéricos, las tradiciones espirituales y las terapias alternativas.

En San Gregorio, librería Auzolan. Un referente en Pamplona con libros para todas las edades y un foro al que suelen acudir escritores para presentar sus novedades.

En la calle Zapatería, librería lowcost Re-Read. Librería de segunda mano de esas que por 10 euros sales con unos cuantos ejemplares en buen estado.

En la calle Comedias, librería Elkar. Todo tipo de libros (narrativa, humanidades, ciencia, cultura e historia vasca), música, etc.

Vida socialy cultural

Cada atardecer las calles de pinchos de Pamplona comienzan a animarse. Después de las cenas recogen las mesas en los bares y los despejan para que suene la música y puedas bailar o tomarte unas copas con tus amigos. En el Zentral Café Teatro, que está en la parte superior del mercado de Santo Domingo, programan diferentes eventos (conciertos, monólogos, teatro…) y tienen una gran sala de baile.

Si buscas espectáculos culturales más convencionales los lugares a los que tienes que acudir, mejor con reserva previa pues las entradas se agotan con frecuencia, son:

Teatro Gayarre , en Carlos III. Es el teatro clásico, el de los palcos, butacas y cortinajes rojos. Programa obras de teatro, música clásica, magia, etc.

Baluarte, construido en 2003, es el gran auditorio que Pamplona necesitaba para programar musicales, ballets y otros espectáculos en los que el espacio importa.

Escuela Navarra de Teatro, en la calle San Agustín, este es un teatro más modesto que programa las obras promovidas por la escuela y por otros grupos de arte dramático.

 

Comentarios

Deja un comentario