Pinturas murales medievales en el valle de Esteribar – Navarra

Fresco de Santa Agueda en Olloqui

Navarra, al igual que el resto de España, tiene una larga historia pero, por desgracia, no siempre se conservan restos de ese patrimonio. Es especialmente delicado el caso del patrimonio rural, que en más de una ocasión está abandonado por desconocimiento o por falta de recursos. Esta introducción viene al caso porque las dos pinturas murales que presentaré en este artículo han sido halladas por casualidad en el siglo XXI.

El feliz descubrimiento en la iglesia de Olloqui se debe a unas obras realizadas en el edificio. El segundo caso, el de la abadía de Ilarratz, las pinturas salieron a la luz por el saqueo de la iglesia. Los ladrones, al llevarse todo lo que había de valor en la iglesia, incluido el retablo, dejaron a la vista la pintura mural que se ocultaba tras el retablo.

Olloqui. A apenas 8 kilómetros de Pamplona, la iglesia de San Adrián se encuentra en lo alto del pueblo, por encima del Palacio Cabo de Armería que perteneció a la familia Olloqui. La iglesia data del siglo XII, pero fue reformada en el siglo XVIII.

Palacio de Cabo de Armería de Olloqui
Palacio de Cabo de Armería de Olloqui

Las pinturas murales encontradas son góticas y se atribuyen al maestro Roque, discípulo de Juan Oliver. Representan la vida de Santa Águeda de Catania. En la parte superior, dos escenas muestran como el procónsul de Sicilia, Quintianus, pretende a Águeda como esposa y ésta se niega, señalando con sus dedos que está comprometida con Jesús. Ante el rechazo, el procónsul la envía a un prostíbulo regenteado por una mujer llamada Afrodisia. Su objetivo es que pierda la virginidad. La historia de Santa Águeda continúa, aunque ya no representada en imágenes, saliendo indemne de ese lance. Quintianus, furioso, ordena que la torturen y le corten los senos. La leyenda sigue con la visión que Santa Águeda tuvo de San Pedro, que le curó de las heridas. Pero los torturadores no cejaron en su empeño y la arrojaron sobre brasas y vidrios rotos hasta que murió.

Las siguientes escenas de la iglesia de Olloqui muestran a un grupo de personas rezando ante el sepulcro de la santa y la procesión de un ángel y seis caballeros, que representan la procesión que tuvo lugar en Catania cuando un año después de su muerte el volcán Etna entró en erupción y los habitantes de Catania recurrieron a Santa Águeda pidiendo su protección.

Además de las pinturas de Santa Águeda, en el lado sur de la iglesia hay otras pinturas en peor estado de conservación que narran vida de Adán y Eva en el Paraíso, desde la tentación hasta su expulsión del mismo.

Pinturas de Adán y Eva en la iglesia de Olloqui
Adán y Eva expulsados del Paraíso

Tuve el placer de visitar esta iglesia en una salida organizada por la Asociación Grupo Valle de Izagaondoa, siguiendo las explicaciones dadas por Simeón Hidalgo Valencia. Comparto su blog en el que amplía detalles de esta iglesia.

 

Ilarratz. Al paso del Camino de Santiago, entre Ilarratz y Eskirotz, se encuentra esta ermita dedicada a Santa Lucía, también conocida como la abadía de Ilarratz. Cerrada al culto hace años, la iglesia fue robada y como consecuencia las pinturas murales vieron la luz. Actualmente la abadía y la casa parroquial son propiedad de Neil Le Roux, un peregrino sudafricano que compró la iglesia al arzobispado y que la está restaurando con sus propios medios y con las donaciones que recibe (no todas monetarias, también agradece el asesoramiento profesional y los voluntarios que echan una mano en las tareas de limpieza y mantenimiento del edificio). Más información al respecto en su página de facebook The Abbey – La Abadía

Aunque en todos los catálogos en que este edificio aparece mencionado se indica que es del siglo XVI, todo parece indicar que su antigüedad es mayor, del siglo XII cuando menos. El fresco del altar, tal y como se ve en las fotografías, es muy sugerente. Se asemeja a una puerta y contiene símbolos paganos, como el sol y la concha con espiral. Todo parece indicar que fue pintado en una época en la que la iglesia quería atraer a los vascones de costumbres paganas. En la fachada exterior de la iglesia también quedan restos de pintura. Una colaboradora de la abadía ha tomado muestras de los pigmentos para analizarlos en una universidad de Inglaterra, esperemos que la datación no tarde en llegar y se conozca un poco más de esta abadía. Seguro que deparará muchas sorpresas más conforme avancen los trabajos de restauración.

Comentarios

Deja un comentario