Nos colamos en el Palacio de Navarra

Salón del trono del Palacio de Navarra

El 3 de diciembre se celebra el Día de Navarra y, como celebración anticipada, el Palacio de Navarra, sede de la Presidencia del Gobierno, abre sus puertas a los ciudadanos. Del 23 al 29 de noviembre una visita guiada muestra las principales estancias de este palacio construido en estilo neoclásico entre 1840 y 1851 por José Nagusia, ampliado durante los años 1932-1935 y reformado interiormente por Víctor Eusa en los años 50.

Las visitas guiadas comienzan con la proyección de un vídeo explicativo y recorren las siguientes estancias: Salón de Presidentes, Salón Verde, Despacho de la Presidencia, Salón de Sesiones, Salón del Trono, Capilla y Salón Comedor. Durante la visita se tiene la oportunidad de asistir a un breve concierto a cargo de estudiantes del Conservatorio Superior de Música de Navarra en el mismo salón del Trono.

¡Comencemos ya con la visita!

 

Salón de Presidentes

Se exponen los retratos de los ex-presidentes de la Diputación Foral y del Gobierno de Navarra desde 1940 hasta la actualidad. La mayoría de los retratos son obra del pintor tudelano César Muñoz Sola, pero también hay retratos realizados por Pedro Manterola (Gabriel Urralburu), Tomás Muñoz Asensio (Javier Otano y Miguel Sanz) y Elena Goñi (Yolanda Barcina).

En este salón antiguamente se encontraba la biblioteca. Como curiosidad, en un lateral del salón se encuentra la mesa de mármol malaquita traída desde Rusia que se usa en la firma de los cargos de los consejeros y presidente del gobierno.

 

Salón Verde

Este salón también se conoce como del Amejoramiento porque fue aquí donde la delegación Navarra y la del Gobierno de España negociaron el Amejoramiento del Fuero o LORAFNA, Ley Orgánica de Reintegración y Amejoramiento del Régimen Foral de Navarra.

De clara influencia francesa, cuelgan en sus paredes retratos de reyes Borbones de Castilla y Navarra. Destaca igualmente la mesa rococó que tiene una tapa de mármol de una pieza de 650kg.

Salón verde o salón del Amejoramiento
Salón verde o salón del Amejoramiento. Palacio de Navarra

 

Despacho de la presidencia

Ya ha dejado de tener ese uso. El último ocupante fue Miguel Sanz hasta 2003.

El elemento de mayor valor artístico es el retrato de Fernando VII pintado por Goya. Costó 2000 vellones de la época (1814). ¡Una fortuna! También hay retratos de dos de las esposas de Fernando VII: María Isabel de Braganza, retratada por Federico de Madrazo, y María Cristina de Borbón, por Vicente López.

Llama también la atención el tapiz que representa a Sancho VII el Fuerte en la batalla de las Navas de Tolosa, rompiendo las cadenas que rodean el campamento almohade.

 

Salón de sesiones

En esta sala celebra sus reuniones el Gobierno de Navarra, los miércoles a las 9:00 para ser más precisa. La enorme mesa mide 8x2m y tuvo que introducirse por los ventanales.

En las paredes, frescos pintados por Gustavo de Maeztu retratan escenas costumbristas o de la historia de Navarra. El techo es un magnífico artesonado de madera de roble con motivos heráldicos de Navarra y de las dinastías que reinaron.

 

Antesala del Salón del Trono

Antes de entrar en la antesala pasamos junto a la vitrina de honor. Contiene varias piezas de alto valor histórico, como son las tres urnas de plata, del siglo XVII, utilizadas por las Cortes de Navarra para las votaciones de sus tres Brazos (Nobleza, Iglesia y Villas) y las mazas de plata otorgadas a las Cortes de Navarra en 1602, que se utilizan actualmente en los actos solemnes.

En la antesala los dos objetos más relevantes son un tapiz flamenco y el retrato del primer Príncipe de Viana. Es un óleo de grandes dimensiones, copia de Verdugo Landi de un original de Moreno Carbonero. En él se representa al príncipe Carlos de Evreux en su estudio, junto a varios libros antiguos y su fiel lebrel dormido a sus pies, con un aspecto un tanto cariacontecido, como si supiera el destino que le espera.

 

Salón del Trono

El terciopelo, los rojos y dorados te envuelven, se respira lujo, lo que se espera de un salón de estilo francés. Acabada la construcción del Palacio, la decoración del salón del trono se demoró unos años hasta conseguir dinero suficiente para poder encargar en París el mobiliario (espejos, consolas, arañas y apliques de cristal de roca) y otros trabajos, como el entarimado de taracea, realizado por la firma M. Laurent de París. Este entarimado es el elemento ornamental más valioso del salón, pero no siempre se le prestó el debido cuidado (pueden verse las marcas dejadas por zapatos de tacón).

La decoración del techo es una alegoría de Navarra, representada como una matrona y rodeada de las cuatro virtudes cardinales: Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza.

En las paredes, la parte más alta alberga la galería de los Reyes de Navarra, compuesta por 32 retratos, de cuerpo entero y vestidos con atuendos propios de su época, de los monarcas que reinaron en Navarra entre los siglos VIII y XV, desde Iñigo Arista hasta Carlos III el Noble.

También hay pinturas que representan momentos de la historia de Navarra, como la batalla de Roncesvalles, el levantamiento sobre el pavés del primer rey de Navarra y la batalla de las Navas de Tolosa.

Pero lo que realmente llama la atención cuando se entra en esta estancia son los tronos y lo que está tras ellos. Bajo el dosel, las cadenas que Sancho VII el Fuerte rompió en la batalla de las Navas de Tolosa, cadenas que unían a la guardia pretoriana que defendía al rey moro Al-Nasir “El Miramamolín”, la conocida como guardia negra o imesebelen. Es curioso, pero cada vez que se bucea en la historia te das cuenta que series tan de moda como Juego de Tronos no han hecho uso de la imaginación sino más bien de los archivos históricos.

El segundo elemento destacado tras el trono es la reproducción, un poco más grande que el original, del estandarte de Miramamolín. El original se guarda en el Monasterio de las Huelgas Reales (Burgos).

Quien quiera saber más de todo lo que aconteció en la batalla de las Navas de Tolosa que lea este amplísimo relato.

Salón comedor

Utilizado para celebración de reuniones, aperitivos y banquetes, es la mayor estancia del Palacio tras el Salón del Trono. Lo más reseñable de esta sala son los retratos de los actuales Reyes de España, Felipe VI y Letizia. Son obra de la pintora pamplonesa Elena Goñi.

 

Más información sobre el Palacio de Navarra

 

Comentarios

Deja un comentario