Misterio en la ermita románica de Itxasperri

Ermita Santiago Itxasperri

No, no es que quiera imitar a Iker Jiménez en cuarto milenio.

Lo que quiero son respuestas sabias, de alguien más ilustrado que yo en temas de geología, arquitectura o materiales. Porque el misterio en sí no tiene que ver con apariciones, aunque las hay, ni con fantasmas o espíritus, que no los hay. Son unas apariciones que habría pasado por alto si cuando visité esa ermita hubiera sido invierno. Pero fui un soleado día de otoño.

Te pongo en situación. Ermita de Santiago de Itxasperri, edificio románico del siglo XIII declarado monumento histórico artístico. Se encuentra un poco antes de llegar a la localidad de Egiarreta, en el municipio de Arakil, carretera NA-7501. Navarra.

Junto a la ermita hay una pradera muy cuidada, un baño, una zona con juegos infantiles y algunas mesas para pasar un estupendo día de campo. Un lugar tranquilo, en plena naturaleza y no muy lejos de Pamplona. Por los alrededores, muchos pueblos bonitos que visitar y recorridos por el monte con distancias y dificultades para todos los gustos.

Atardecía y estaba sola. La ermita, era de suponer, estaba cerrada. Me quedé mirando la portada, observando los capiteles. Cogí mi cámara de fotos para ver cómo hacer el encuadre y entonces los vi. Algo colgaba del tejado. ¡Carámbanos!

Ermita Santiago Itxasperri

No puede ser, no estamos en invierno. Entonces, ¿qué son esas cosas que cuelgan? Parecen estalactitas. ¿Estalactitas? ¡Imposible! Miden varios centímetros y cualquiera que haya visitado una cueva sabe que la formación de una estalactita es un proceso muy lento, según leo para crecer 2,5 cm se precisan de 4.000 a 5.000 años. Y la ermita es antigua, pero no tanto.

Estalactitas en la ermita Santiago Itxasperri

La cuestión es que tienen la misma apariencia, con su agujerico por donde circula el agua y hace que la estalactita crezca. Seguramente la mano del hombre tras la rehabilitación de la ermita tenga algo que ver en su formación, quizás por usar un material soluble que la lluvia que se filtra por el tejado va diluyendo. En la naturaleza sería simplemente un fenómeno a observar. En un edificio, presumo que un fenómeno a vigilar.

Pero esa es mi deducción. Si conoces este fenómeno, ¿nos puedes explicar su causa?

Gracias por compartir tu saber.

Comentarios

Deja un comentario