Magazine KAIXO – Toma de Deyo por Sancho Garcés I

Magazine KAIXO, crónica social del Reyno de Navarra – Número 2

En este número, la conquista del castillo de Deyo, actualmente conocido como castillo de Monjardín, por el rey plamplonés Sancho Garcés I.

Castillo de Monjardín - Deyo

Magazine Kaixo 2- conquista de Deyo

Un vídeo para ver los restos del castillo Deyo o Monjardín, tal y como está actualmente. Las vistas son impresionantes. En la localidad de Villamayor de Monjardín, además del castillo, podrás ver la iglesia románica de San Andrés y la bodega Castillo de Monjardín.

 

GLORIA EN LA CUMBRE: DEYO ES NUESTRO

Gran gesta de nuestro monarca Sancho Garcés.

La conquista de Deyo

Un castillo inaccesible en lo alto de un monte. Rocas y pendientes imposibles al norte. Al oeste, donde el paso es más accesible, un profundo foso protege los muros de la fortaleza. Ellos, los musulmanes, se sienten seguros dentro de los recios muros, pero desconocen que Sancho Garcés y sus bravísimos hombres cuentan con el apoyo de la Virgen, pues nuestro rey Sancho ha visitado el monasterio de Santa María la Real de Iratxe en busca de protección.

Pasos sigilosos mientras ascienden por la montaña entre la niebla, susurros, órdenes precisas y … comienza el asalto. Con gran valor nuestros guerreros se arrojan al foso y toman posiciones. El enemigo, alertado, trata de defenderse. Nuestros tiradores, ya en posición, asaetan a todo aquel musulmán que ose asomarse. Mientras, el resto de la tropa tiende las escalas y comienza a trepar por los muros. La batalla no se alarga en demasía: los musulmanes, muertos o acorralados, no tardan en rendirse.

El inexpugnable castillo de Deyo ya no está en poder de los infieles. Ya está abierto el camino para expandir el reyno de Pamplona por las tierras del Ebro. ¡Larga vida y éxitos a nuestro bravísimo rey!

Futuros planes del monarca

Tras la batalla, surge la pregunta: ¿continuará nuestro rey Sancho Garcés con la expansión del Reyno?

Parece ser que no, por el momento. Nájera sigue en sus pensamientos, pero tiene un deber prioritario que cumplir: dar un heredero al reyno. Así que mientras sus hombres toman el control de la zona, él se va a retirar un tiempo a descansar con su esposa, Doña Toda.

Cumplida la promesa que hiciera a la Virgen, la donación a perpetuo del castillo de Deyo al monasterio de Iratxe, el rey ha tomado una decisión sorprendente: cuando fallezca, Dios quiera que tarde mucho en llegar ese momento, será enterrado en este castillo, bajo la iglesia que ha mandado construir. Así, ya el monte ha comenzado a llamarse Mons Garcini en su honor.

 

 

 

 

Comentarios

Deja un comentario