Los retos de Viajero Ilustrado

Cima

La RAE define reto como aquel “objetivo o empeño difícil de llevar a cabo, y que constituye por ello un estímulo y un desafío para quien lo afronta”.

¿Y quién desea un reto para sus vacaciones? ¿Enfrentarse a un objetivo difícil cuando lo que apetece es descansar y divertirse?

Pues personas un tanto especiales, de las que podemos decir que son generosas, responsables e inteligentes. Y hay razones que lo justifican. Entremos ya en materia.

Los retos que Viajero Ilustrado propone son especiales porque buscan causar un impacto positivo en la sociedad. Vivimos en un mundo complejo, en el que hay cosas que están bien pero… ¡hay tantas otras que tienen que mejorar! Esa es nuestra motivación, aportar nuestro granito de arena para hacer de este mundo un lugar un poco más agradable para todos.

Pero somos realistas. Por eso los retos que proponemos son amenos (estamos disfrutando de unas vacaciones), asequibles y perfectamente asumibles para que personas de toda condición participen. Sólo se pide ganas de aportar y construir entre todos en los debates que mantendremos. Porque cuando el tema que se trata es complejo y nos concierne a todos la diversidad de visiones, ideas, conocimientos y experiencias ayuda a encontrar soluciones creativas más eficaces. Por eso, dentro de nuestros programas de vacaciones utilizamos el término “inteligencia colaborativa”.

Y ocurre que al fijarnos una meta común que alcanzaremos cuando damos los mejor de nosotros mismos, cuando no vemos a los demás como competidores sino como aliados y compañeros de aventura, que surge la camaradería. No hay obligaciones, ni jerarquías. Somos libres de expresarnos. Y esa confianza y libertad para expresarnos viene de las actividades de ocio que compartimos. El diálogo no se produce entre desconocidos.

Así pues, las personas que asumen estos retos son generosas porque donan su tiempo, conocimientos y experiencia. ¿Tenemos algo más valioso que dar?

Son responsables porque asumen que tienen algo que decir y hacer para que este mundo sea mejor, no se infravaloran ni buscan excusas para no actuar. Ya no cuenta el tener poco tiempo, porque sabiendo que eso sucede, los viajes de Viajero Ilustrado te permiten disfrutar de unas vacaciones y al mismo tiempo hacer tu contribución.

Y, por último, son inteligentes. Mucho. Porque saben que dando, reciben. Reciben el aprecio, quizás hasta la amistad de sus compañeros de viaje, personas a las que difícilmente habrían conocido de otro modo o, con las que de haber coincidido en otras circunstancias, no habrían compartido un diálogo tan enriquecedor. Cuando regresen a su hogar, saben que lo harán con una mochila repleta de vivencias y aprendizajes.

¿Te interesa?

El primer reto que proponemos es precisamente la “Inteligencia colaborativa por el bien común”. ¿Cómo podemos entre todos causar impactos positivos en la sociedad?

Puedes participar ya mismo desde tu casa informándonos de alguna iniciativa social positiva en la que participes que sirva de modelo e inspiración. En esta entrada del blog te decimos como hacerlo.