¿Por qué nos llamamos VIAJERO ILUSTRADO?

 

Entre los siglos XVII-XVIII surgió un movimiento en Europa que dio nombre a toda una época, la Ilustración.

Intelectuales de todo tipo (filósofos, humanistas, científicos, etc.) buscaron la luz del conocimiento haciendo uso de la razón y la observación directa del mundo. De este modo pretendían dejar atrás la ignorancia, los saberes por autoridad (que no por argumentos) y las supersticiones que impedían el desarrollo y el bienestar del pueblo.

En esos tiempos apareció un fenómeno conocido como Grand Tour, viaje por Europa que combinaba estudio y placer, que los hijos de las clases pudientes realizan para completar su formación.

Hoy, más de 200 años después, tenemos la fortuna de que no son los nobles y los burgueses las únicas personas instruidas, ni los únicos que pueden permitirse viajar y disfrutar de un tiempo de ocio.

Ahora, toda persona que tenga una actitud y espíritu ilustrado puede jugar un papel activo para iluminar aquellos rincones de nuestro presente que todavía permanecen entre sombras.