5 días de ruta en coche por el norte de Navarra

Excursión a la selva de Irati: vistas de los Pirineos en otoño desde el alto de Tapla

En estos cinco días de ruta te voy a proponer varios recorridos para que veas los lugares más hermosos, curiosos y/o representativos del norte de Navarra. El norte de Navarra es naturaleza en estado puro. O casi, porque los pueblos y sus gentes se integran perfectamente en el paisaje realzando la belleza del entorno. Si decides visitar el norte de Navarra no lamentarás dedicar al menos 5 días a recorrerlo, tiene mucho que ofrecer.

Estas rutas están pensadas para disfrutar de la naturaleza, caminar, sentarte a tomar un buen pincho, olvidarte del reloj y pasar unos días de total relajación. Con eso quiero decir que las rutas no son muy largas en kilómetros, pero tienen suficiente contenido para llenar un día y dejarte con ganas de más. Yo también suelo leer blogs, en especial de viajeros que recorren Navarra, y más de una vez me he quedado asustada de la panzada de kilómetros que hacen en un día, pareciendo que el principal objetivo del viaje es tachar de una lista aquellos lugares “imprescindibles” que ya han visitado, aunque hayan pasado más tiempo en el coche que en el destino. Las 5 rutas que yo te propongo son de disfrute, no de obligaciones.

Un par de recomendaciones más antes de empezar con las rutas. Las propuestas que te voy a hacer las voy enlazando sugiriendo pasar la noche en algún pueblo del camino. Pero como las distancias son cortas, no hay inconveniente en que te alojes en Pamplona o en algún lugar cercano a Pamplona y cada día hagas una de ellas. El segundo consejo es que te adaptes al lugar al que vas. Olvídate de las costumbres de Madrid, Barcelona o lugares de costa donde se puede comer casi a cualquier hora del día. Lo más probable es que si entras a las 15:30 en cualquier bar o restaurante a comer un menú del día te digan que la cocina ya está cerrada. No lo olvides.

 

Día 1: Ruta por los Valles de Ultzama, Larraun, Basaburua, Sierra de Aralar y Leitzaran

Muy cerca de Pamplona se encuentra el valle de Ultzama, un valle de prados intercalados con zonas boscosas y pequeños y hermosos pueblos como Iraizotz, Auza, Larraintzar… En este valle puedes visitar el bosque de Orgi, en la localidad de Lizaso, un robledal con un recorrido señalizado que no te llevará más de una hora. Te recomiendo que vayas temprano, pues es un lugar muy popular para pasar el día y al medio día estará lleno de familias con niños.

Cambiando de valle, pasando al de Larraun, en la localidad de Astiz se encuentra la cueva de Mendukilo, una visita muy interesante si te fascinan las cuevas. Las visitas son guiadas y conviene que las reserves con antelación. Y si no te llama la atención el mundo subterráneo, el paisaje que encontrarás en el valle de Larraun lo hará, sin duda.

En este mismo valle, pasando por la localidad de Baraibar, sube la carretera que te lleva al Santuario de San Miguel de Aralar. Esta sí que puedo decir que es una visita obligatoria. Hay muchos motivos para ello: el lugar en que se encuentra, en plena sierra de Aralar, con vistas al valle del Araquil y a la cuenca de Pamplona; el propio santuario, edificio del siglo XII con leyenda incluida, la de Teodosio de Goñi y el dragón; el retablo de esmaltes, obra excepcional de la imaginería medieval europea; el bosque por el que atraviesa la carretera, por el que puedes hacer varios recorridos por la sierra. Además, junto al Santuario hay un bar restaurante para que no te falte de nada.

Bajando por la misma carretera por la que has subido puedes ir a Lekunberri, que es la localidad más grande de la zona, donde podrías pasar la noche. Por Lekunberri pasa la vía verde del Plazaola, por la que si quieres puedes ir caminando 40 km hasta Andoain (Gipuzkoa), pasando de camino por Leitza.

Si no quieres caminar y te apetece ver otros pueblos te recomiendo que visites Beruete, en el municipio de Basaburua, Etxarri de Larraun y Aldatz. En los dos primeros hay queserías y el paisaje que verás por la carretera que conecta estos pueblos es idílico.

 

Día 2: Ruta por Malerreka y Bortziriak/ Cinco Villas

Saliendo de Lekunberri, el primer destino sería Leitza, pueblo que se popularizó a raíz de la película “8 apellidos vascos”. Varias de las escenas de la película situadas en la Argoitia ficticia se rodaron en Leitza, en concreto aquellas que muestran la casa de Amaia, la herriko taberna y la plaza del pueblo. Unos dos kilómetros antes de Leitza por la carretera NA-1700 encontrarás el parque de la piedra Peru-Harri, caserío y museo al aire libre del famoso levantador de piedras (harrijasotzaile) Iñaki Perurena. Si estás interesado en visitarlo tienes que concertar la visita con antelación y puede que sea el mismísimo Iñaki Perurena quien sea tu guía. Más información en Peru-Harri. Parque de la piedra.

De Leitza, tomando la NA-170, te adentras en tierras de Malerreka. Siguiendo el cauce del río Ezkurra verás numerosos pueblos entre bosques y abundantes regatas. El verde es esplendoroso en toda esta zona. En cualquiera de los pueblos te puedes detener y dar un paseo admirando sus enormes casas, pero como curiosidad puedes visitar Zubieta e Ituren, famosos por su carnaval. En estos dos pueblos los joaldunak (los que portan los cencerros) hacen un desfile, el lunes de la última semana de enero son los de Zubieta los que van a Ituren y el martes les devuelven la visita los de Ituren a Zubieta. Cuando se unen desfilan juntos por el pueblo con un gran estruendo de cencerros. En verano no podrás verlos, pero si hacer el sendero SL-NA 8 que recorren los joaldunak entre ambos pueblos. Además, tienes la oportunidad de visitar el molino de Zubieta un molino tradicional del siglo XVIII y aprender cómo funciona.

El siguiente pueblo es Elgorriaga, muy bonito y con un estupendo balneario con las aguas minerales más saladas de Europa. Aquí puedes darte el gusto de hacer un circuito termal o darte un masaje. A continuación llegarás a Doneztebe/Santesteban, una villa de unos 1700 habitantes con un precioso casco urbano.

Si en lugar de empezar la jornada visitando pueblos te apetece zambullirte en la naturaleza puedes optar a la salida de Leitza por dirigirte a los embalses de Leurtza, que se acceden por una empinada carretera desde Urroz de Santesteban. Cuando llegas tienes que pagar una tasa de aparcamiento (3€ coche, 2€ moto). Los embalses de Leurtza fueron declarados Área Natural Recreativa por el magnífico entorno que forman los dos embalses, construidos para el aprovechamiento hidroeléctrico, inmersos en un espeso bosque de hayas. Allí hay una zona de merenderos, baños y la posibilidad de hacer varias rutas de senderismo, una muy sencilla y corta bordeando los embalses.

¿Has visto cuántas opciones? Pues todavía no hemos terminado. Queda recorrer la zona del río Bidasoa y visitar las Cinco Villas (bortziriak), que son: Igantzi, Arantza, Lesaka, Etxalar y Bera de Bidasoa.

En Igantzi está el parque de aventuras Irisarri Land, que entre otras cosas cuenta con una de las tirolinas más largas de España, 840 m. En Bera de Bidasoa podrás ver la casa de Pío Baroja, sólo desde el exterior, no es posible entrar en ella. En Etxalar es curioso observar el sistema que utilizan para cazar palomas con redes en lo alto del monte y la iglesia con su museo de estelas. En Lesaka, precioso pueblo que también celebra sus fiestas el 7 de julio como Pamplona, las torres de linaje. Por último, además de los pueblos puedes recorrer la vía verde del Bidasoa que conecta Doneztebe/Santesteban con Irún.

En mucho de los pueblos mencionados hay hoteles y hostales en los que podrás pasar la noche y recuperar fuerzas para el día siguiente.

 

Día 3: Ruta por Bertizarana, valle de Baztan, Urdax y Zugarramurdi

Si el día anterior pasaste la noche en Bera, Lesaka o Etxalar puedes comenzar la ruta por Francia, en dirección de Sara, para visitar Zugarramurdi. Si te alojaste en algún pueblo más al sur o haces la ruta desde Pamplona es mejor comenzar el día visitando el mirador del Baztan (carretera NA-2540 que va de Almandoz a Irurita), desde el que tienes una buena panorámica del valle, y yendo después al Parque Natural del Señorío de Bertiz.

El Señorío de Bertiz es un bosque de más de 2000 hectáreas, con numerosos senderos, que fue donado por sus propietarios a la Diputación de Navarra. La casa-palacio y el jardín histórico artístico en el que se pueden ver muchos árboles exóticos también se pueden visitar, aunque en este caso tienes que comprar una entrada. Junto al parking del Señorío de Bertiz está la oficina de información turística de la zona.

Del Señorío de Bertiz, tomando la carretera N-121-B, entrarás en el valle de Baztan. El valle está compuesto por 15 lugares. No es necesario que te detengas en todos, algunos de los pueblos son bastante pequeños, pero sí que no puede faltar una visita a Elizondo, que ejerce de capital y se ha hecho famosísimo a raíz de la serie de novelas policiacas conocida como trilogía del Baztan. Otros pueblos interesantes son Amaiur, un pueblo calle precioso en el que encontrarás un molino donde elaboran talos, una torta de maíz típica que se come rellena con queso o txistorra. También Erratzu, en el que puedes hacer un sendero sencillo y bonito a la cascada de Xorroxin.

Pasando el puerto de Otsondo, poca altura pero muchas curvas, te diriges a la zona conocida como la Xareta. Este es un territorio formado por cuatro pueblos, dos navarros (Urdazubi/Urdax y Zugarramurdi) y dos vascofranceses (Sara y Ainhoa), famoso por sus cuevas y sus brujas. En Urdax podrás ver su cueva, también llamada cueva de Ikaburu, típica cavidad con estalactitas y estalagmitas (se accede en visita guiada) y a unos centenares de metros el pueblo, donde llaman la atención las grandes casonas de indianos.

Desde la cueva de Urdax parte un sendero, el de la pottoka (caballito) azul, que conecta esta cueva con la de Zugarramurdi. Si en lugar de caminando vas a Zugarramurdi en coche pasarás antes por Dantxarinea, donde antes estaba la frontera y ahora hay un buen puñado de ventas (tiendas, supermercados, bares y gasolineras) llenas de compradores franceses.

En Zugarramurdi es obvio que tienes que ver la cueva, muy diferente a la de Urdax, puesto que se trata de una gran cavidad al aire libre y muy bien iluminada. En esa cavidad es donde se rodó una de las escenas más alocada de la película Las brujas de Zugarramurdi. Para no quedarte con esa imagen distorsionada de lo que fue la brujería y la caza de brujas te recomiendo que visites el Museo de la brujería.

Para dormir, al igual que pasaba en la jornada anterior, hay varios pueblos con hoteles. Es más, si en el día anterior elegiste alguna localidad hacia el sur puedes repetir alojamiento sin problemas.

 

Día 4: Ruta por Roncesvalles, Selva de Irati y valles de Aezkoa y Salazar

En este día te adentras en los Pirineos. Y lo podrás comprobar porque para ir del valle de Baztan a Roncesvalles tienes que conducir por carreteras de montaña y pasar más de un puerto. Te comento las opciones:

  1. De Erratzu, subir el puerto de Izpegi, que te llevará a Francia, a Saint-Étienne-de-Baïgorry. Son unos 8 kilómetros de subida y otros tantos de bajada. Carretera en ocasiones estrecha, de esas que no está pintada la raya central. Desde Saint-Étienne-de-Baïgorry ve a Saint-Jean-Pied-de-Port y de allí, por la D933 a Valcarlos y Roncesvalles.
  2. Por Irurita tomar la NA-1740 en dirección a Eugi. Son 27 km en los que subirás el puerto de Artesiaga, unos 15 km de subida y resto de bajada. Desde Eugi, bajas hasta Zubiri y tomas la N-135 en dirección Roncesvalles. Tienes que subir los puertos de Erro y Mezkiritz, estos ya por buena carretera aunque con abundantes curvas. Has de saber que era por donde entrenaba habitualmente Miguel Indurain y por donde transcurre el Camino de Santiago.
  3. Como el caso de antes, tomas en Irurita la NA-1740, subes Artesiaga, pero al llegar al Hostal Arrobi Borda, unos 5 km antes de Eugi, tomas la carretera NA-138 por el Quinto Real en dirección a Francia, Aldudes y luego Saint-Étienne-de-Baïgorry. A unos 3 km del hostal verás las ruinas de la Real Fábrica de Municiones de Eugi.
  4. Si quieres una conducción más cómoda, aunque más larga, ve del valle de Baztan a Pamplona y de Pamplona por la N-135 a Roncesvalles.

 

Ves que las opciones son múltiples. Los paisajes que verás por estas carreteras son todos preciosos, pero circula con precaución porque son carreteras por las que van ciclistas y moteros.

En cuanto a qué sitios ver, Saint-Jean-Pied-de-Port es una ciudad pequeña llena de encanto. Roncesvalles, un lugar lleno de historia, te lo contarán en la visita guiada, pero minúsculo. Tienes bares, restaurantes y hoteles, la Colegiata, el Silo de Carlomagno, la iglesia de Santiago, el museo, el albergue de peregrinos, la oficina de turismo y poco más. No esperes encontrar un pueblo. El pueblo lo verás a unos dos kilómetros, Burguete, donde Hemingway solía alojarse cuando venía a pescar truchas en el río Irati. Pasado Burguete está el desvío hacia la Selva de Irati. Esa carretera, NA-140, te lleva por el valle de Aezkoa. Disfruta del paisaje y detente allá donde te parezca, pues vas a cruzar por varios pueblos bonitos: Garralda, Aribe, Orbara, Orbaizeta. En este último tienes la oportunidad de ver varios hórreos, pues Aezkoa conserva 15 de los 22 hórreos de Navarra, declarados Bien de Interés Cultural. De Orbaizeta solo te faltan 5 km para llegar al Punto de Información de Arrazola (no hay bar, sólo aseos), en la Selva de Irati. Allí, con el ticket que tienes que pagar por el vehículo que lleves te darán un mapa y te explicarán todos los recorridos que puedes hacer por la Selva de Irati. Si quieres caminar mucho es aconsejable llegar temprano. Igualmente si vas un día de puente, en especial en otoño, pues va cantidad de gente y los aparcamientos se completan. Antes del desvío a Arrazola verás señalizada la Fábrica de Armas de Orbaizeta, también en ruinas, pero en un emplazamiento muy bonito. Y si sigues un poco más al norte podrás subir en coche al collado de Azpegi, ver una estación megalítica y las ovejas, vacas y caballos pastando libremente en los prados.

De camino al valle de Salazar, siendo Ochagavia el pueblo más conocido, pasarás por Abaurrea Alta. Si el día está claro, a la salida del pueblo tienes una vista impresionante de los Pirineos. En el valle de Salazar son muy bonitos los pueblos de Jaurrieta, que se ve tan nuevo porque se quemó en el siglo XIX, Ochagavia, Ezkaroz y Esparza de Salazar.

Desde Ochagavia tienes otro acceso a la Selva de Irati, pasando por la Sierra de Abodi (detente en el alto de Tapla y deléitate con el horizonte) hasta llegar al punto de información de Casas de Irati (hay bar-restaurante). Como ves, tienes dos puntos para acceder a la Selva de Irati, por lo que si tienes días libres puedes plantearte un día para hacer el trayecto desde Baztan y ver pueblos y otro para ir a la Selva de Irati y hacer una buena caminata o simplemente relajarte y desconectar en el bosque.

 

Día 5: Ruta por el valle de Roncal, Lumbier, monasterio de Leyre

Saliendo de Ochagavia hacia el norte hay un desvío a mano izquierda hacia la ermita Nuestra Señora de Muskilda, patrona del valle de Salazar. La ermita es románica y las vistas desde allí son muy bonitas.

Para pasar del valle de Salazar al valle de Roncal tienes que cruzar el puerto de Laza por la NA-140. Si no te importa subir otra carretera picuda y estrecha y hacer algún kilómetro más antes de dirigirte al valle de Roncal puedes ascender al puerto de Larrau y detenerte en el mirador de Pikatua, que tiene unas impresionantes vistas a la Selva de Irati.

En el valle de Roncal tienes varios pueblos muy bonitos que ver. El primero, Uztarroz, donde se han rodado varias películas, como “Secretos del corazón”, “Obaba” y “Lo nunca visto” (por estrenar). Hay una quesería, por supuesto de queso con denominación de origen Roncal, que cuenta incluso con un museo del queso. El segundo es Isaba, el pueblo más poblado del valle.

De Isaba parte la carretera al valle de Belagua, el único valle de origen glaciar de Navarra. Tras un llano la carretera asciende de los 1.100 metros a los 1.750 de la Piedra de San Martín. En este lugar es donde cada 13 de julio se celebra el Tributo de las Tres Vacas, el tributo más antiguo de Europa en el que el valle de Baretous (Francia) entrega tres vacas al valle de Roncal como pago para poder aprovechar los pastos roncaleses. Durante el ascenso pasarás por la Reserva Natural de Larra, una extensa zona kársticas con grandes formaciones de rocas calizas salpicadas de pinos negros y grandes superficies de pastizales de montaña. Ten precaución en la carretera porque hay animales sueltos y disfruta de las panorámicas. Hay varios sitios donde puedes detenerte y contemplar las vistas, incluso hacer alguna ruta de senderismo. En el centro de esquí de fondo Roncalia podrás parar a comer si te apetece.

Al sur de Isaba hay varios pueblos más. Roncal, que da nombre al valle, y en el que además de callejear por sus calles empedradas puedes ir a ver el Mausoleo de Julián Gayarre, el gran tenor roncales, en el cementerio de Roncal. Esta escultura de Mariano Benlliure consiguió la medalla de honor de escultura en la Exposición Universal de París de 1900. A la salida del pueblo, en el cruce con Garde, hay también una quesería.

Otro de los pueblos que tienes que ver es Burgui. También cuenta con una quesería en el polígono, pero la parada que te recomiendo es para que veas el sendero de los oficios. Tras pasar por el puente medieval verás una almadía, el sistema tradicional para bajar los troncos por el río. Hay también otras representaciones de oficios artesanales a lo largo del camino como la carbonera, la calera, la nevera, etc. y el entorno es muy agradable.

Dejando atrás el valle de Roncal, dos visitas recomendables son el Monasterio de Leyre, el más antiguo de Navarra, ubicado en una ladera boscosa de la Sierra de Leyre, y la foz de Lumbier, una garganta que el río Irati ha escavado en la roca, por la que puedes pasear mientras los buitres anidan en las rocas o te sobrevuelan la cabeza.

 

Como te había anticipado, en cinco días vas a tener la oportunidad de ver paisajes y pueblos de lo más hermoso y variado y desear volver al norte de Navarra en cuanto se te presente otra ocasión. Si no tienes coche y te has quedado con ganas de hacer alguna de estas rutas, escríbenos y trataremos de complacerte.

Comentarios

Deja un comentario